El restaurante del pueblo

Por: George Domínguez

Ya son cuatro años que con entusiasmo Xiomara Cedeño recibe a sus clientes en el popular restaurante “ARADONIX” del barrio Jaime Chávez Gutiérrez.

En el año 2013 con el apoyo de su familia emprendió algo nuevo para ella. “Inicié con dos mesas en la sala de mi casa, le daba de almorzar a cuatro chicas trabajadoras de una fábrica aledaña. No me atrevía a agrandar el restaurante por miedo al fracaso y a las perdidas que esto me podía traer. Un día llegaron más personas a almorzar y no teniendo el espacio suficiente para atenderles, arreglé el patio abandonado de mi casa, compré mas mesas, sillas y así las personas comenzaron a llegar a diario al restaurante”, explicó emocionada Xiomara.

En el patio de su casa, la capacidad máxima era de 30 personas. Al principio no se llenaba, pero después con la información que propagaron, pudo llegar más gente.

“Al principio lo pensé como un proyecto pequeño, para así ayudar a mis amigas de la fábrica que no fueran tan lejos a almorzar, luego se fue propagando y así comenzó a llegar más gente gracias a Dios”, manifestó Xiomara.

Luego de un año le llegó una oferta difícil de rechazar. “Me llamaron de Conservas Isabel diciéndome que si podía darles de almorzar cada día a 50 personas y cada fin de mes me pagaban. Lo pensé mucho porque mi local solo tenía capacidad para 30 personas”. Inmediatamente adecuó el restaurante para mayor comodidad, “algo sencillo pero acogedor”, recalcó cautivada Xiomara.

“Es un restaurante humilde, tengo cuatro años comiendo aquí y no me quejo, la sazón de doña Xiomara es muy buena, siempre con una sonrisa y un tema de conversación para nosotros los clientes”, resaltó Humberto Espinoza cliente del restaurante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *